lunes, 7 de diciembre de 2015




(Jarabe de humor - Historias y leyendas)
*

Debate sobre el valor de la disculpa.


Se atribuye a Francisco de Quevedo y al Rey Felipe IV un debate sobre el valor de la disculpa. El monarca sostenía que cualquier ofensa queda lavada con una disculpa. El escritor alegaba que una disculpa, sea honesta, cínica o mal planteada, puede resultar peor que el hecho por el que se pide perdón. El rey retó a Quevedo, quien entonces era su secretario, a ofenderlo y encontrar una disculpa que resultase peor que el propio agravio. Apenas dio la vuelta, el poeta le puso las manos en las nalgas al Rey, que no bien repuesto de la sorpresa, escuchó las siguientes palabras: 
-Perdón, señor, pensé que era la reina.

*

No hay comentarios:

Publicar un comentario