martes, 16 de agosto de 2011



Es un bosque que navega

y se balancea sobre las olas.

Un bosque en donde, sin saber cómo,

comenzaron a cantar pájaros;

debían estar escondidos por ahí,

y de repente decidieron salir a la luz;

tal vez porque la cosecha ya está madura

y es la hora de la siega..

*

JOSÉ SARAMAGO

*


1 comentario:

  1. A la hora de la recolecta el campesino siempre encuentra quien le ayude.

    ResponderEliminar