miércoles, 6 de octubre de 2010

Refranes
*
Fruta prohibida, más apetecida.
*
Tal es -según el refrán- el eterno mecanismo de la seducción desde los días del paraíso terrenal. Lo decía una vez agudísimamente, cierta ingeniosa y perversa dama, mientras tomaba con deleite un sorbete de frutas: "¡Qué riquísimo está, lástima que sea pecado!
*
(Hoy suele decirse que :"Todo lo bueno o es pecado o engorda")
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario